Tener cáncer no es una lucha ni una batalla.

Categories: Community Engagement.

“Ella perdió su valiente lucha.” Si alguien murmura estas palabras después de mi muerte, donde sea que yo esté, voy a maldecirlo.

Me gustaría ser recordado por el impacto positivo que he hecho en el mundo, por los momentos de diversión y por mis relaciones con los demás, no como un perdedor. Cuando vaya a morir, habré desafiado el pronóstico para mi tipo de cáncer y logrado mucho en mi vida. No quiero sentirme fracasado acerca de algo que no está bajo mi control. Me niego a creer que mi muerte será porque yo no he batallado lo suficientemente fuerte.

Y ese es el problema; en mi opinión, el lenguaje utilizado sobre el cáncer parece girar en torno a la retórica de guerra: batalla, lucha, guerrero, vencer. Aunque reconozco que estas violentas palabras pueden ayudar a otros en su trayecto con el cáncer, siendo alguien que nunca va a “ganar la batalla” con esta enfermedad, esos términos me parecen incómodos y hasta frustrantes de ser oídos.

Sin embargo, yo entiendo por qué este lenguaje militar ha penetrado en los medios, organizaciones benéficas y la vida cotidiana. Este tipo de lenguaje tiene el propósito de evocar la positividad en un tiempo muy difícil en la vida de alguien. Pero creo que puede tener el efecto contrario y resulta necesario desafiar y romper con la forma en que hemos sido condicionados a pensar y hablar acerca de una enfermedad que, en algún momento, afectará a un tercio de todos nosotros.

Incluso para los que sobreviven o “conquistan” la enfermedad, el cáncer permanecerá con ellos por el resto de sus vidas; pueden quedar desfigurados por el tratamiento y tener que vivir con la angustia constante de que su cáncer puede regresar. Es posible que no deseen portar la etiqueta de “Sobreviviente”, que seguramente pueda interferir con la vuelta a la normalidad.

No puedo ver nada “valiente” acerca de cómo vivo mi vida. La valentía implica una elección. Alguien que da su vida para salvar a otro ser humano es valiente. Yo no elegí ser afectado por el cáncer y no creo que ser colocado en un pedestal de coraje me ayude a seguir viviendo. El hecho de que tengo cáncer, no significa que no pueda cometer errores o ser egoísta, pero si usted es un paciente con cáncer, hay casi una expectativa de que, de alguna manera, usted se convierte en la persona perfecta. Puede ser difícil convivir día a día con expectativas de este tipo.

En mi mundo, tener cáncer no es una lucha en absoluto. Es casi una simbiosis donde me veo obligado a convivir con mi enfermedad cotidianamente. Algunos días el cáncer tiene la sartén por el mango, otros días la tengo yo. Vivo con la enfermedad e intento que sus efectos físicos y emocionales me dañen lo menos posible. Pero no lucho contra ella. Después de todo, el cáncer ha surgido desde dentro de mi propio cuerpo, desde mis propias células. “Luchar” contra el cáncer sería “librar una guerra” dirigida hacia mí mismo. He utilizado quimioterapia en dos ocasiones para que el cáncer este bajo control y alterar la historia natural de la enfermedad. Me sometí a este tratamiento con suavidad y un poco a regañadientes. Desde luego, no entré en el proceso “con todas las armas de fuego a punto de disparar”.

La organización Cancer Research, del Reino Unido, utiliza el lema “Un día venceremos al cáncer”. Esto puede parecer derrotista pero yo no creo que nunca logremos eso. En todos nosotros, nuestras células precisan dividirse para mantenerse vivas, para crecer y reparar nuestros cuerpos; a veces este proceso sale mal y el resultado es el cáncer. Vamos a mejorar en nuestra comprensión acerca de estos procesos y cómo podemos tratarlos, pero no puedo imaginar una sociedad humana libre de cáncer, no importa cuál sea la cantidad de dinero que invirtamos.

Como paciente con cáncer que morirá en un futuro relativamente próximo, creo más bien que, en vez de utilizar el lenguaje tradicional de batalla, [la vida] se trata de vivir lo mejor posible, superarse, aceptar, ser amablemente positivo, establecer objetivos realizables en el corto plazo, fijar metas alcanzables y  basarse en el apoyo de las personas más cercanas.

Puede leer la nota original haciendo click aquí