CUIDADOS PALIATIVOS PEDIÁTRICOS ONCOLÓGICOS EN HONDURAS

Honduras es un país de 9,5 millones de habi-tantes con una tasa de po-breza del 70 % en 2020, y de un 53,4 % de extrema pobreza. Las condiciones socioeconómicas del país no son ajenas a lo que atra-viesa el paciente oncológico pediátrico. Esta precaria situación disminuye la respuesta de los pacientes al tratamiento, en un país donde se detecta 1,12 pacientes nuevos cada día.

La situación es más compleja para el paciente paliativo, ya que el Sistema de Sa-lud Pública prioriza al paciente con esperan-za de vida, por lo que en el año 2017 la Fun-dación Hondureña para el Niño con Cáncer crea en alianza con oncólogos pediatras del Hospital Escuela, una unidad para los niños que necesitan de cuidados paliativos. Este proyecto surge para expandir los cuidados paliativos al resto del país, mediante visitas itinerantes, brindando así asistencia médica hospitalaria y domiciliaria. Para ello, se con-formó un equipo multidisciplinario conformado por: médico paliativista, enfermera, psicóloga y trabajador social.

Programa bifuncional

La Unidad de Hemato-Oncología Pediátrica del Hospital Escuela opera con 24 camas hospitalarias. En esta Unidad se encuentran las destinadas a cuidados paliativos, que cuentan con una habitación con dos camas asignadas a niños con en-fermedad terminal. Ante esta situación, fue necesario fortalecer el programa de paliativos itinerantes y se asignó a un funcionario de la Fundación para monitorizar a los pacientes mediante llama-das telefónicas y conocer el estado general de cada uno de ellos con empleo de la Escala de Lansky para identificar sus necesidades físicas, psicológicas, espiri-tuales y económicas.

Como parte de la mi-sión de mejorar la calidad de atención a los pacientes en cuidados paliativos, la Fundación se planteó la tarea de visitar, en su hogar, al niño que requiriese atención del equipo de cuidados integrales según los hallazgos del monitoreo de pacientes. Debido a la limitación de recursos y la demanda de pacientes que requieren atención en las salas hospitalarias, el pro-grama de cuidados paliativos viaja a lugares donde es posible regresar el mismo día a la ciudad.

Actualmente, la Fundación está construyendo un nuevo Centro Médico para Niños con Cáncer en Tegucigalpa, con el cual se espera aumentar la capacidad de atención para pacientes paliativos con 10 habitaciones para brindar este tipo de cuidados.

Logros del Programa

  • Conformación del equipo de cuidados paliativos oncopediátrico.
  • Visita médica en las diferentes salas de pediatría por médico oncólogo paliativo y psicólogo .
  • Las visitas domiciliarias no se han dejado de hacer a pesar de la covid-19
  • Mediante el monitoreo, el 100 % de los pacientes que han fallecido han te-nido alguna intervención por parte del equipo.
  • Charlas sobre cuidados paliativos en los principales hospitales del país.
  • Seguimiento psicológico desde el diag-nóstico ya sea con intención curativa o no, acompañamiento durante proceso paliativo.
  • Administración de medicamentos para el dolor mediante uso de bomba elastómerica.
  • Cada visita paliativa se entrega kit de medicamentos, kit de bioseguridad, ali-mentos, se realizan actividades recrea-tivas cerca de su casa, celebraciones de cumpleaños, cumplimiento de deseos y musicoterapia.
  • El trabajador social realiza una entre-vista a la familia en busca de oportuni-dades de mejora para el ambiente y la vivienda.

Toda nuestra vida se resume en una demorada preparación de la verdad que en-tregamos a los que nos sobreviven. Sinclair

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *